Vinaora Nivo SliderVinaora Nivo Slider
Spanish English French German Hebrew Italian Portuguese Russian

Muchas veces la ciencia no cree lo que Dios puede alcanzar

Mi nombre es Clara Salcedo.

En el mes de Abril, mi hija mayor de 17 años sufrió un accidente que le ocasionaron dos fracturas y tuvieron que intervenirla quirúrgicamente.

Debido al accidente quedo en silla de ruedas, los médicos le daban mucho tiempo para que volviera a caminar. Una amiga nos invito al Santuario de Sanación del Padre Hollman, nos contó que muchas personas que han estado ahí en silla de ruedas han sido sanadas.

Cada ves que iba al Santuario lo hacia con mucha fe, le imploraba mucho al Señor de los Milagros y a la Virgencita Desatanudos y le decía a mi hija que también tuviera fe que Dios la iba a sanar.

Mi hija de pronto se fue contagiando de alegría y se concentro en la oración. Un día después que regresamos de la misa de Sanación, salí de compras y mi hija se quedo en mi negocio con mis empleados. Ese día los empleados le preguntaron mi hija: ¿Liliana que tiene que te vemos rara? Ella les dijo que tenia una telaraña arriba de ella, como una luz que la iluminaba y los empleados le decían que estaba loca. Ella dijo: No estoy loca, quítamelo y entro al baño y cuando salió en el caminador se dio cuenta que ella no estaba afirmando los pies y comenzó a gritar: “ya camino, ya camino”.

Al día siguiente la llevamos al medico y le tomaron unas radiografías y nos dimos cuenta que la niña ya estaba curada. El medico nos preguntaba que tratamiento le habíamos hecho porque no entendía, estaba sorprendido. Yo le dije Doctor esto es un milagro.